Painting with Letters. Exposición en Nueva York

 

Exposición de Manuel Estrada en el Type Directors Club de Nueva York.

Hasta el 29 de mayo cincuenta obras de Manuel Estrada estarán expuestas en el Type Directors Club de Nueva York, una de las instituciones internacionales más importantes dedicadas al diseño, con más de 70 años de historia.


La exposición, inaugurada el 3 de abril, se basa en portadas y logotipos que tienen como principal elemento el diseño tipográfico, e incluye desde las portadas más emblemáticas de Alianza Editorial hasta el logo conmemorativo del 40 aniversario de la Constitución Española.

 

Noticia -TDC 20194.jpg

 

Noticia -TDC 2019.jpg

 

El Type Directors Club lleva más de 70 años de dedicado a la promoción y al cuidado de la tipografía como un elemento de valor no solo para diseñadores gráficos, profesores de diseño y estudiantes, si no como valor transversal de toda la cultura. Porque, en efecto, la tipografía es un índice del estado cultural de una sociedad. Hay pocos termómetros mejores para medir la salud cultural de un determinado tiempo o de una determinada sociedad, que analizar qué se lee, qué se escribe y cómo edita. 
 
Es justamente el tiempo en que se funda el Type Directors Club, en las décadas siguientes a la 2ª Guerra, en las que se inicia un brillante periodo: con New York como uno de sus principales centros, un periodo lleno de energía y con una enorme concentración de talento, que se plasma en la edición de revistas, libros, periódicos y en el trabajo intenso de diseñadores, directores de arte y tipógrafos que marcan tendencias y satisfacen la necesidad de una sociedad interesada en leer, editar y disfrutar las mejores creaciones tipográficas. Esas décadas han dado paso a otras, con grandes cambios y desarrollos tecnológicos que han traído indudables pasos adelante. Pero aunque probablemente hayan agrandado nuestros horizontes globales, han reducido considerablemente los soportes sobre los que leemos. Las pantallas de nuestros móviles se han convertido en el principal instrumento de la comunicación gráfica. Y en estas pequeñas pantallas, la lectura se hace también más pequeña y por lo tanto, menos significativa. Menos lectura significa menos tipografía y menso cuidado del diseño.
 
Pero junto a las pequeñas pantallas, es el nuestro un tiempo en el que las calles de las grandes ciudades se han llenado de muros/pantalla, como el de la premonitoria secuencia de Blade Runner de Ridley Scoot, con la geisha gigante que nos sonríe para vendernos algo desde la fachada entera de un edificio. Un tiempo de ruido con miles de llamadas y mensajes que se disputan nuestra atención y hacen, desde luego, más difícil el trabajo de los diseñadores gráficos y de la propia comunicación visual. 
 
Pintar con letras es el título de la exposición. Un ideal de mensaje gráfico capaz de unir la imagen, lo icónico, lo que se lee de forma instintiva y emocional con lo textual, lo que nos permite entender de forma racional el contenido del mensaje, recurriendo a nuestra mirada más intelectual.
 
La mayor parte de la exposición son 34 portadas de libros, muchos de ellos dedicados a obras clásicas de autores griegos y romanos de Alianza Editorial, que siempre ha apostado por cuidado al máximo el diseño de sus libros. Incluye también doce logos que resumen el trabajo más laborioso, grande y complejo de los diseñadores gráficos, como el de los 40 años de la Constitución Española. Y algunos carteles, como el retrato tipográfico de Cervantes que nos permite leer su nombre y a la vez ver su imagen, convirtiéndose así en un mensaje de doble entrada, o el dibujado con el texto de un breve poema del poeta español Miguel Hernández, escrito desde la cárcel pensando en el vientre de su mujer que esperaba un hijo.